15.07.2018

Alquilar o comprar

Decidir si alquilar o comprar generalmente depende de tus ingresos y capacidades de pago actuales.

Decidir si alquilar o comprar generalmente depende de tus ingresos y capacidades de pago actuales.

 

Lo cierto es que la mayoría de los jóvenes que recién incursionan en el mundo profesional no tienen aún suficiente para comprar una casa. Otro asunto por considerar es el tiempo que planeas vivir en el sitio. Si en el horizonte figura la posibilidad de mudarte en algunos años, tiene más sentido alquilar, en lugar de sufrir el proceso de comprar, vender y volver a comprar.

 

Calcular cuánto debes pagar por el rubro de vivienda depende de tus ingresos. Si buscas bien, muchos apartamentos o casas aún se pueden alquilar, e incluso comprar, a precios razonables, en caso de que tus ingresos no sean precisamente los más altos por ahora.

 

No te fuerces tratando de pagar una vivienda alejada de tus posibilidades, pues esto te perjudicará a la larga. Concéntrate en mantener la cantidad dentro de los márgenes de tu presupuesto actual y retoma el tema al cabo de los años.

 

Costos de vida

 

El costo de vida en una ciudad grande suele ser ligeramente más alto que el promedio; sin embargo, México aún ofrece opciones a precios razonables. La ubicación es el factor de mayor impacto y las colonias o barrios más populares tenderán a significar un mayor costo.

 

En la Ciudad de México, suburbios como Condesa, Roma o Polanco tienen apartamentos de una habitación que van desde los 10,000 pesos por mes, sin incluir servicios ni gastos de mantenimiento. Las unidades con más habitaciones son a menudo mucho más baratas, considerando que se pueden cohabitar y absorber entre varios su renta.

 

Sin embargo, como en todo lugar con un amplio rango de precios, si bien puedes encontrar alternativas baratas, también hay otras tantas muy caras. Los apartamentos o condominios en los barrios de la periferia pueden costar un poco menos que los situados en el corazón de la ciudad, pero también implican otros gastos al estar lejos de ciertas amenidades y lugares clave.

Los servicios son otro factor para tener en cuenta. En México, la electricidad, el agua y la recolección de basura cuestan desde 860 hasta 1,800 pesos, dependiendo de la ubicación y el uso. La conexión a internet tiene un rango de entre 390 y 450 pesos.

 

Uno de los principales beneficios de alquilar y vivir cerca del centro es el fácil acceso a supermercados, mercados y panaderías, con precios asequibles para la mayoría de los productos y opciones saludables incluso para los presupuestos más ajustados. Los consumidores más exigentes disponen de una oferta gastronómica abundante y adecuada a todos los presupuestos y estilos de vida. Los puestos ambulantes están por todas partes, igual que los restaurantes locales, de cadena y de comida étnica.

 

Los complejos departamentales por lo general tienen acceso a los distintos sistemas de transporte público como autobuses, metro y peseros, lo que también mantiene a raya los gastos mensuales. Los taxis y vehículos de Uber son parte de las alternativas para trasladarse a lugares lejanos. Vivir en la ciudad elimina la necesidad de automóvil la mayor parte del tiempo y facilita la movilidad a bajo costo.

 

A fin de cuentas, la decisión de rentar o adquirir se reduce a tu estilo de vida preferido y tu presupuesto. Tanto para casas como para apartamentos hay opciones en todas las áreas de cada ciudad y, si has decidido comprar casa sin haberla aún conseguido, los condominios son una excelente solución temporal o intermedia.

A
A