17.04.2021

Co-living: vida en comunidad

El co-living ofrece un modelo de vida con renta mas atractiva y un sentido de comunidad.

La pandemia ha cambiado nuestra vida como la conocíamos. Muchas de nuestras dinámicas de convivencia y trabajo se vieron afectadas de forma radical y quizá hasta permanente en muchos sentidos. 

 

El 2020 fue un año difícil para muchos negocios, incluido el sector del co-living. Muchos espacios de este tipo lograron mantenerse vivos, pero muchos otros se vieron obligados a ceder ante las circunstancias: tuvieron que bajar sus tarifas, reducir la ocupación y, en el peor de los casos, cerrar.

 

Pero este año es esperanzador, pues se espera que el sector vuelva a florecer. ¿Qué es el co-living y cómo progresará el co-living en el mundo actual?

 

El co-living ofrece un concepto de vida en comunidad para gente con intereses similares. Los espacios son diseñados y amueblados con diferentes estilos de forma que promuevan una experiencia de aprendizaje y crecimiento para sus residentes.

 

El futuro del sector co-living

Es común que los espacios de co-living sean ocupados por estudiantes y trabajadores provenientes de lugares distintos, pero un gran número de personas se tuvo que mudar cuando empezó el confinamiento que trajo consigo la pandemia. Profesionistas y estudiantes que vivían en áreas metropolitanas regresaron a vivir a sus ciudades de origen, lo que dejó una gran interrogante para los negocios de co-living.

 

Aunque la ocupación en espacios de co-living todavía se encuentra baja —comparado con los niveles que tenía antes del Covid-19—, la pandemia ha resultado ser beneficial, aunque no para todos.

 

Actualmente, el mercado del co-living se divide entre participantes no organizados y organizados, que cuentan solo con el uno por ciento del segmento de marca. Es decir, si 15 millones de personas necesitan alojamiento, los participantes organizados solo ofrecen entre 100 mil y 120 mil camas.

 

Instituciones educativas y de negocios, que iniciaron 2021 con una nueva mentalidad, han mostrado interés en este tipo de vivienda, pues quieren asegurarse de que sus estudiantes o empleados vivan en el entorno adecuado.

 

La pandemia también ha acelerado la migración de clientes del sector co-living informal al ya establecido bajo una marca.

 

En cuartos de alquiler y casas de asistencia, el cliente tiene de 15 a 20 puntos de interacción con el mundo exterior. Interactuar con los demás para cosas como la alimentación, lavandería, plomería y limpieza es inevitable. Pero ahora los participantes del sector del co-living están reduciendo estos puntos, por lo que promueven entorno sanos y servicio de entrega de espacios sin necesidad de contacto.

 

¿Qué puede hacer el sector del co-living para sobrevivir en 2021?

Todo necesita evolucionar. Sin duda, el sector del co-living se ha visto afectado por la pandemia, pero están cambiando las tendencias para que sea una experiencia más segura. Estos son algunos puntos sobre cómo puede sobrevivir el sector del co-living durante este año.

 

●    Adaptarse a los nuevos tiempos

La gran ventaja del co-living es la comunidad que se forma entre los habitantes. Aunque vivas muy lejos de tu hogar puedes relacionarte con otras personas y tener una vida social muy activa.

 

Las áreas comunes de los espacios de co-living solían ser siempre los lugares más concurridos por las noches. Con la pandemia, los edificios tuvieron que ser rediseñados de acuerdo a las nuevas regulaciones y las reglas de distanciamiento social. Esto se aplicó por igual tanto a los edificios nuevos como a los antiguos.

 

●    Seguridad en un entorno limpio

Hay dos cosas que la pandemia trajo consigo: mascarillas y desinfectantes. Si juntamos los dos, eso sumaría al saneamiento.

 

El sector del co-living está enfocado ahora mismo en espacios libres de virus. Esto incluye personal entrenado, un ambiente donde se reduce el contacto, desinfección constante y atención médica.

 

●    Servicios y distanciamiento social

En un espacio de co-living, los operadores y los propietarios que ofrezcan servicios profesionales, mientras promueven un sentido de comunidad y bienestar, tendrán una ventaja. El desafío es promover un sentido de comunidad con espacios y amenidades cuidando los aspectos de bienestar.

 

Los clientes siempre van a preferir un edificio gestionado por un profesional, en lugar de alguien que está experimentando sobre la marcha.

 

●    Expandir su clientela base

Los estudiantes y los trabajadores remotos son quienes tienen la mayor influencia para cambiar el paradigma del co-living. Con la reducción de sus necesidades de alojamiento, es importante considerar expandir la audiencia base.

 

El sector del co-living podría dirigirse a la población local, turistas, renteros de corto tiempo y ofrecer planes de suscripción. Los viajeros de negocios o de ventas son otra base de clientes potenciales para esta industria.

 

●    Extenderse a ciudades medianas

A medida que las personas se mudan cada vez más hacia ciudades medianas, el sector co-living también se puede expandir a esas áreas. Pueden explorar el mercado y establecer centros ahí. Pueden proporcionar centros remotos para personas de los alrededores y ofrecer comodidades como conexión wifi. Espacios para reuniones y oficinas son otro paso en la dirección correcta.

 

El co-living más allá de 2021

Estamos viviendo un momento único en la historia de la humanidad, pero a pesar de todos los retos, tenemos la suerte de estar vivos y saludables.

 

Se esperaba que el sector del co-living creciera en 2020, pero la pandemia ha cambiado todo. Por una parte, las personas no pueden permitirse gastar mucho dinero en vivienda y, por otra, está el distanciamiento social, que ha transformado nuestra forma de vivir.

 

El sector del co-living verá los buenos días otra vez al evolucionar con las necesidades cambiantes de los usuarios. Todavía abundan las oportunidades para aquellos desarrolladores y los emprendedores inmobiliarios que están dispuestos a crecer y arriesgarse.

A
A

Más artículos