08.07.2018

El efecto del aumento de las tasas de interés en los valores inmobiliarios

Si bien los aumentos en las tasas de interés encarecen los préstamos para los propietarios de bienes raíces, también pueden ser una buena señal para la economía, lo que significa un mercado inmobiliario más fuerte.

Si bien los aumentos en las tasas de interés encarecen los préstamos para los propietarios de bienes raíces, también pueden ser una buena señal para la economía, lo que significa un mercado inmobiliario más fuerte.

 

Conforme escalen las tasas de interés, mayor rendimiento demandarán los inversionistas. Esto disminuye la atracción por la propiedad, pues el rendimiento de esa inversión en particular no cambia.

 

El incremento puede parecer poco útil a primera vista, pero hay muchos factores que pueden indicar algo mejor en el largo plazo.

 

¿Por qué aumentan las tasas de interés?

Las tasas de interés cambian por varias razones. La inflación es uno de los factores más importantes y, a menudo, provoca que los consumidores se preocupen por perder su poder adquisitivo a futuro. Así, se suben las tasas para equilibrar la pérdida percibida.

 

Los mercados de bonos también influyen. El aumento de la oferta suele conducir a tasas más altas, porque los emisores toman préstamos a tasas mayores en función de la oferta y la demanda. Cuando la demanda de bonos disminuye, las tasas también se incrementan, puesto que los emisores ofrecen a los inversores un mayor rendimiento para obtener capital.

 

Asimismo, el crecimiento puede provocar alzas. A medida que la economía se fortalece, las tasas suben para evitar el sobrecalentamiento económico. Aunque este movimiento en los costos de endeudamiento luzca negativo a primera vista, podría ser un indicador de que los consumidores están encontrando más y mejores empleos, permitiéndoles comprar e invertir en bienes raíces. Así, los beneficios generales tienden a superar la escalada en el interés.

 

Lo que significa para los bienes raíces

Dado que las tasas de interés no son lo único que sufre cambios, debemos considerar otras variables.

 

Como uno de los principales impulsores del cambio en las tasas, la inflación tiene el potencial de reducir los rendimientos futuros, pero también de apreciar el valor de la propiedad física.

 

Este factor de compensación posiciona al sector inmobiliario como uno de los mejores potenciales de inversión, incluso en periodos de tasas ascendentes.

 

Las tasas de interés y de hipotecas son solo una forma de valuar propiedades. Centrarse en ellas es importante, porque tienen un impacto directo en los precios inmobiliarios y en la capacidad de compra de una vivienda. Sin embargo, igual de trascendente es ver en perspectiva los muchos aspectos de los bienes inmuebles: cómo se afectan la disponibilidad de capital, la demanda de inversión y el rendimiento de las inversiones sustitutivas.

 

Cuando las tasas suben lenta y constantemente, es posible que no logren un gran impacto en los precios de vivienda. Cuando los salarios aumentan en sintonía con las tasas, el panorama es más alentador. Lo deseable es que esta tendencia en las tasas signifique una mejor economía para todas las partes, contrarrestando cualquier incremento en la vivienda y ayudando a que los valores inmobiliarios beneficien al consumidor y al inversionista.

A
A